Conformación o transformación

En tiempo de elecciones los candidatos prometen cambiar el país. Lo que intentan cambiar es el sistema, ignorando que son los individuos los que usan el sistema para abusar de otros. Jesús habla de un sistema que requiere cambio del individuo por ello decía: “Arrepentíos porque el Reino de los cielos se ha acercado”   

Romanos 12:2 es un buen texto para hablar del cambio individual, “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, …”

La conformación se refiere al cambio de afuera hacia adentro, se inicia alterando la forma exterior.  La plastilina es un buen ejemplo. Los niños la presionan contra un molde en forma de conejito, luego sobre otro en forma de pez.

La transformación es el cambio de adentro hacia afuera. Jesús la ilustró diciendo, “El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomo una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado”. Mateo 13:33

En la conformación alguien me presiona, o manipula para que me adapte. En la transformación, alguien dentro de mi cuestiona mis pensamientos y me persuade a implementar cambios de actitud en mi vida.

La palabra siglo se refiere al mundo, la época y lugar en la que vivimos, el siglo intenta conformarnos para que seamos individualistas, egoístas y, materialistas; y para que busquemos nuestra autorrealización y satisfacción inmediata.  Pero el llamado de Cristo es, “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Mateo 16:24.

La presión del siglo es 24/7, 168 horas por semana. Mientras dormimos, nuestro cerebro procesa la información recibida y la archiva. O sea que aun dormidos nuestra mente se conforma al siglo.

¿Cómo puede un creyente resistir una presión 24/7 para conformarse al mundo y comenzar un proceso de transformación?